RIGEL HERRERA .com

"Me gusta la pintura, no tengo remedio"

 

La palabra japonesa Shibumi se refiere a un ideal de belleza natural, sencilla, no buscada sino percibida. Define los objetos hermosos de una manera directa y simple.

 

Shibumi es una muestra de 20 pinturas, un compendio del trabajo de la artista, que permanentemente está en la búsqueda de una estética particular de belleza sensual, elegante y elocuente. La apreciación de la obra de Rigel Herrera parte de lo general a lo particular. Mujeres son las protagonistas de sus cuadros, pero en los objetos que ellas utilizan o los ambientes en las que son pintadas están los detalles sutiles. Al final, la belleza de seres y objetos hermosos.

 

Con valores estéticos como la hoja de oro, utilizada en Italia desde antes del año mil 200, la ausencia de la cara, que se “ausenta” bajo una hoja de cuaderno, o simplemente la pintura en blanco y negro, sumado al concepto Shibumi, Rigel Herrera pretende enriquecer la experiencia del espectador. Herrera es una amante de la pintura y del cuerpo, y la influencia de la pintura renacentista, la publicidad y la fotografía erótica han jugado un papel muy importante en su trabajo.

 

La apropiación de imágenes publicitarias y el apoyo de la fotografía en su obra son el punto de partida para sus pinturas, con las que desea rendir homenaje al entendimiento contemporáneo sobre la belleza y la sensualidad de la mujer actual, como lo hacía el toscano Sandro Botticelli en su época y el austriaco Gustav Klimt, que trabajó mucho con hoja de oro, siglos después.